Madrid, 11 feb (EFE).- Agentes y trabajadores de la unidad de la Policía Municipal de Madrid en Arganzuela han alertado sobre casos de cáncer y otros problemas como dolores de cabeza, cansancio y calambres que relacionan con la ubicación de una subestación eléctrica debajo de sus oficinas.

Esa preocupación ha sido recogida por varios sindicatos de la Policía Municipal y por la oposición municipal, que en la próxima Comisión de Seguridad llevará el tema a través de una pregunta del concejal socialista Pedro García-Rojo.

Además de casos de cáncer, algunos de los que trabajan allí relatan que hay mucha electricidad estática y que en ocasiones sufren calambres al tocar objetos metálicos o enchufar aparatos, motivo por el que algunos han pedido el cambio de unidad, entre ellos una agente embarazada, a la que se concedió el cambio sin problemas cuando expuso su temor, lo que, dicen, no suele ser habitual.

Fuentes del Ayuntamiento de Madrid han destacado que, ante la inquietud planteada por los trabajadores de esa unidad, Madrid Salud elaboró un informe que determinó que no existía relación entre las enfermedades que se relataban y el funcionamiento de la subestación eléctrica.

No obstante, han asegurado que si se considera oportuno y se solicita, el área de Seguridad no tiene inconveniente en realizar un nuevo estudio.

El concejal del PSOE Pablo García-Rojo ha registrado una pregunta en el orden del día de la Comisión de Seguridad y Emergencias de la próxima semana para que los responsables del área expliquen las medidas tomadas en relación con las denuncias efectuadas al respecto.

García-Rojo ha dicho a Efe que “el mutismo del Ayuntamiento contrasta con la preocupación de sindicatos de Policía Municipal y con la intranquilidad de la plantilla”.

“Es necesario revisar mediciones de emisión de radiaciones en los momentos de mayor consumo energético de la subestación, no sólo por su posible afección a la unidad de policía municipal sino al resto del entorno de Madrid Río en el que se encuentra”, ha manifestado.

El edil de IU Ángel lara ha señalado Efe que, puesto en contacto con Madrid Salud para expresar la “alarma e intranquilidad” de los funcionarios, uno de sus responsables le ha reconocido que no existe un estudio epidemiológico de esa unidad que determine la causa de las situaciones denunciadas.

En su opinión, es necesario un estudio que aclare si hay una “relación causa efecto” entre las enfermedades descritas y la electricidad de la subestación.

Por su parte, el concejal de UPyD Jaime de Berenguer ha pedido también, en declaraciones a Efe, que se realice un estudio epidemiológico “serio”.

“Lo que no se puede hacer es pasar un tupido velo sobre el asunto ni por supuesto negarlo y si hay alguna duda habrá que tomar una decisión e investigar”, ha opinado.

El Colectivo Profesional de Policía Municipal (CPPM), sindicato mayoritario entre los agentes municipales de la capital, ha pedido que se investigue si la subestación eléctrica tiene efectos nocivos para los trabajadores y que se establezca un mayor control sobre la salud de los mismos, con un protocolo que se mantenga en el tiempo.

El sindicato propone una inspección médica para los agentes y trabajadores de la unidad de Arganzuela que quieran, de forma voluntaria, para determinar si sufren alteraciones de salud y si éstas pueden estar relacionadas con la subestación eléctrica.

El CPPM ha recordado que ya transmitió su inquietud por la localización de la unidad tanto en 2009, cuando se anunció su construcción, como en 2010, antes de su inauguración, y el Ayuntamiento les explicó que las radiaciones no afectarían a los trabajadores.

En la misma línea, el sindicato UPM recuerda que también pidió que se hicieran mediciones cuando se iba a inaugurar la unidad, pero “como la subestación no estaba a pleno rendimiento no dio mediciones altas”, por lo que ahora demandan una nueva medición.

El presidente de la Asociación de Policía Municipal Unificada (APMU), Carlos Bahón, ha solicitado asimismo un estudio “serio” sobre la situación de los trabajadores de esa unidad y su estado de salud, para determinar si las enfermedades que relatan tienen que ver con las emisiones de la subestación.

Leer más: http://www.lavanguardia.com/local/madrid/20140211/54401060756/alertan-sobre-casos-de-cancer-en-la-unidad-de-policia-municipal-de-arganzuela.html#ixzz2t7OWYKg3